Liberalismo y Relaciones Internacionales

Archivos mensuales de noviembre, 2013

La tabla que sigue muestra el periodo 1980-2010 y detalla la evolución del gasto público en Suecia. Este indicador, medido en porcentaje del PIB, ha pasado de casi el 70% a menos del 50%. Mientras tanto, el PIB per cápita como porcentaje de la renta por habitante de EEUU ha subido del 72% al 84% en este periodo. ¿Quieren saber más sobre la revolución liberal sueca? Hagan click aquí y aquí.

Suecia gasto público PIB per cápita Austeridad Liberalismo

The_Butler_El_mayordomo_Lee_Daniels Steven F. Hayward, Paul Kengor, Craig Shirley y Kiron K. Skinner, tres reconocidos biógrafos expertos en la Presidencia de Ronald Reagan, han llamado la atención sobre las falacias históricas que contiene una de las películas más aplaudidas del presente año: “El mayordomo”, dirigida por Lee Daniels.

La cinta trata la vida de Eugene Allen, un trabajador afroamericano que sirvió en la Casa Blanca durante décadas. El Presidente de EEUU, Barack Obama, ha confesado que la película le emocionó. Hablamos, en definitiva, de un largometraje muy entretenido que, no obstante, debe ser matizado en lo tocante a la figura de Ronald Reagan, uno de los mandatarios que aparece reflejado en el film.

Y es que la película parece trasladar la idea de que el histórico mandatario estadounidense fue un líder insensible ante el racismo. Es importante desmentir esto, especialmente por el poder que tiene el cine a la hora de formar o deformar la opinión pública.

Hagan click aquí para seguir leyendo.

Ya hemos señalado que, al contrario de lo que solemos escuchar, Islandia sí rescató a los bancos con dinero público. De hecho, estas inyecciones de capital superaron el 20% del PIB, frente al 5% del “Plan Paulson” en EEUU.

Pues bien, llega ahora el momento de desmontar otro mito, esta vez el que mantiene que las políticas económicas desarrolladas en Islandia han servido para capear la crisis. Para cumplir este propósito, vamos a comparar la recuperación económica que ha experimentado dicho país con la de Irlanda, un país que tampoco pasa por sus mejores momentos.

El autor del informe es David Howden y estas son sus reveladoras conclusiones:

- Islandia disparó la base monetaria para monetizar el pago de la deuda. Además, aplicó estrictos controles de capitales. En Irlanda no ocurrió nada de esto.

- El PIB en términos nominales parece apuntan un mejor desempeño económico por parte de Islandia:

PIB nominal (2008 = 100)

- La devaluación de la moneda islandesa era defendida por quienes creían que reduciendo el poder de compra de la corona se acelerarían las exportaciones y la recuperación sería más rápida.

- Cuando ajustamos el PIB a la inflación, vemos que Islandia ha perdido más de un 20% de riqueza per cápita, mientras que Irlanda cede menos de un 10%. La historia es, por tanto, muy diferente cuando tenemos en cuenta los devastadores efectos de las políticas de crecimiento inflacionista aplicadas en Islandia. El aumento de los precios llegó a rondar el 20% en 2009.

PIB real (2008 = 100)

Partamos del supuesto según el cual la desigualdad de renta es un problema (algo con lo que no estoy de acuerdo, como expliqué aquí o aquí). La gráfica siguiente nos muestra que esta variable, medida en el coeficiente Gini, ha ido reduciendo su peso en los últimos veinte años: se disparó en los últimos años de Felipe González (1990-1996), se redujo sostenidamente en los años de José María Aznar (1996-2003) y, finalmente, cayó más en los años de la “burbuja” (2004-2007) pero volvió a repuntar desde el “pinchazo” (a partir de 2008), en ambos casos bajo el gobierno de Rodríguez Zapatero.

Es llamativo que el “techo” de la desigualdad alcanzado en los 90 no se compara con el apreciado para esta crisis. Por otro lado, también llama la atención que, pese a la crisis, la riqueza media de la sociedad española haya crecido de forma casi ininterrumpida en todo el periodo analizado. De hecho, la crisis actual frena el avance del PIB per cápita pero, en cierto modo, esto supone una corrección de los excesos dignos de los años de la “burbuja”.

Desigualdad en EspañaKiko Llaneras habla en la revista Jotdown del 1% más rico de nuestro país, un colectivo de unas 370.000 personas. Su renta media dista mucho de ser millonaria: hablamos de 153.000 euros anuales. El gran problema estriba en lo bajos que son los salarios en España (17.400 euros de renta media).

En gran medida, los altos impuestos y la ausencia de flexibilidad laboral explican estos números tan discretos:

- Por un lado, el trabajador medio pierde el 42% de su sueldo en IRPF y cotizaciones sociales. A eso se unen impuestos varios, entre los que destaca el IVA. Se calcula que el español tipo trabaja la mitad del año para Hacienda y la mitad para sí mismo, lo que supone desembolsar más de 8.600 euros al año para el fisco.

- Por otro lado, el alto coste de contratación/despido presiona a la baja los salarios. A esto se une la rigidez laboral característica de nuestro país. Un ejemplo de lo que esto supone en términos de riqueza lo tenemos comparándonos con economías europeas sin salario mínimo: pagan, de media, 1.000 euros más al mes; su sueldo medio es un 65% superior al de España; el paro ronda el 7%, un 75% menos que en España…

Llaneras aporta una interesante tabla en la que compara las rentas medias con las del 1% más rico. Señala también los sueldos del 5% y el 10% más acaudalado. En estos tres niveles de rentas altas vemos que la remuneración ha caído notablemente desde el pico alcanzado en 2006. Por el contrario, la renta media se mantiene relativamente estable. Por tanto, los ricos no son más ricos gracias a la crisis, al contrario de lo que suelen afirmar numerosos propagandistas anti-mercado.

Renta media de los españoles más ricos vs el resto de la poblaciónAlgo que no explica el artículo de Llaneras es la inversión, el ahorro y el consumo que impulsan estas personas. Tampoco se trata el esfuerzo fiscal que hacen estos contribuyentes de mayores ingresos:

- Del 20% más rico (ingresos de más de 33.000 euros) se recauda el 60% del total obtenido por IRPF. El 80% de la población aporta el 40% restante.

- Si subimos al umbral del 10% más rico, vemos que dicho grupo genera el 42% de la recaudación por IRPF.

- El 5% más rico aporta el 30% de los ingresos totales por dicho tributo. Por último, el 1% entrega al fisco el 16% del total recaudado.

- A esto se le suman los impuestos que pagan las personas de mayores ingresos por otros conceptos: por ejemplo, el Impuesto de Patrimonio.

Tampoco es cierto que España sea un país en el cual el 1% más rico es especialmente pudiente. Según Llaneras, acumulan el 8,2% de la renta nacional frente al 17,5% de EEUU, el 11% de los suizos, el 10,5% de los irlandeses, el 9,7% de los italianos, el 8,8% de los franceses…

En países teóricamente más “igualitarios”, como Noruega o Suecia, este porcentaje oscila entre el 8% y el 7%. Es por eso que el artículo de Jotdown admite que “reducir los ingresos de los 1% no parece por lo tanto un asunto prioritario”, si bien resulta inquietante que se hable de mayor o menor “prioridad” a la hora de decidir qué se hace con el dinero de los demás. De hecho, Llaneras señala que “los ingresos del 1% y del 0,01% son inmorales e injustos”, una valoración totalmente parcial y subjetiva que llama la atención a cualquiera que olvide nuestro supuesto de partida y se plantee hasta qué punto es malo que una persona se enriquezca en un contexto de mercado y competencia.

Es interesante, en cualquier caso, que Llaneras explica que el 1% “vuelve a ganar lo mismo que hace una década”. Su trabajo también subraya que buena parte de los ingresos de este grupo viene de las rentas del trabajo, mientras que las actividades de PYMEs o autónomos tienen tanto peso en el total como las rentas y ganancias de inversiones y acciones financieras.

Composición de la renta del 1% más rico de EspañaSegún el artículo de Jotdown, las “ganancias y rentas del capital suman el 23% sin que podamos precisar cuánto corresponde a rentistas y cuánto son ingresos complementarios de emprendedores y asalariados”. Esto va en relación con lo que señalan los informes de riqueza de Crédit Suisse o Barclays, en los que se subraya la importancia de las rentas del trabajo como principal fuente de riqueza, desmintiendo así que buena parte de estos grandes patrimonios sea “heredada”. En cualquier caso, tampoco queda claro qué tienen algunos contra la herencia de riqueza, ya que la inmensa mayoría de los españoles se esfuerza, con independencia de su nivel de ingresos, por dejarlo algo a sus generaciones más jóvenes.

Según Llaneras, “durante la “burbuja” emergió un tipo nuevo de 1% que no obtenían sus ingresos del trabajo, ni del emprendimiento, ni vivían de sus rentas, sino que hicieron el agosto con unas ganancias de capital excepcionales, seguramente vía compraventa inmobiliaria”. No le falta razón a Llaneras pero ¿cuál fue la causa? En esencia, el crédito barato y el rol de las ya quebradas cajas de ahorro: en ambos casos, la política infló esa “burbuja” y la aprovechó para multiplicar los ingresos del Estado hasta niveles insostenibles.

El artículo de Llaneras no parece identificar estos factores de forma clara. Por ejemplo, habla con acierto de la falta de competencia en numerosos sectores y también critica la banca pública. No obstante, habla incomprensiblemente de una “regulación urbanística laxa” y no escribeni una palabra de la política monetaria.

Haga click aquí para leer el artículo original.

Hemos explicado anteriormente que el déficit público de EEUU se está reduciendo significativamente desde que el Tea Party consiguió endurecer la postura fiscal del Partido Republicano, allá por 2010:

deficit eeuu obama

En términos de gasto, los presupuestos se han reducido en casi 100.000 millones, hecho sin precedentes desde los compases posteriores a la Guerra de Corea:

gasto publico obama¿Dónde se producen los ajustes? En esencia, cae el gasto en educación, defensa y personal. Eso sí: este periodo de austeridad coincide con una tenue recuperación del crecimiento y el empleo, por lo que el miedo a una contracción económica parece infundado. Por eso, conviene adoptar un plan de ajuste presupuestario mucho más agresivo, valorado en casi 400.000 millones:

- Fin de los subsidios a las explotaciones agrícolas: 30.000 millones de dólares.
- Recorte del 33% en los subsidios a las plantaciones agrícolas: 36.500 millones de dólares.
- Fin de los fondos de desarrollo rural: 3.500 millones de dólares.
- Fin de los subsidios a las telecomunicaciones: 1.500 millones de dólares.
- Fin de los fondos de “desarrollo económico”: 500 millones de dólares.
- Reforma del gasto en defensa: 128.000 millones de dólares.
- Fin de las duplicidades en materia de educación: 103.300 millones de dólares.
- Fin de los subsidios al desarrollo de tecnología automovilística: 1.100 millones de dólares.
- Fin de los subsidios a los gobiernos locales: 7.200 millones de dólares.
- Fin de los subsidios al alquiler: 29.000 millones de dólares.
- Fin de los fondos para el “desarrollo de comunidades”: 11.200 millones de dólares.
- Fin de los subsidios para el desarrollo de viviendas públicas: 6.600 millones de dólares.
- Fin de la financiación federal para compra de vivienda: 11.300 millones de dólares.
- Privatización del servicio de empleo y formación: 3.600 millones de dólares.
- Privatización de las agencias de entrenamiento laboral para jóvenes (“Job Corps”): 1.800 millones de dólares.
- Reforma del gasto en “ayuda al desarrollo” (con reducción presupuestaria del 25%): 6.150 millones de dólares.
- Reducción salarial del 5% para empleados federales: 15.300 millones de dólares.

Además, estas medidas podrían complementarse con estas decisiones tributarias enfocadas a reducir los impuestos:

- A partir de un determinado mínimo exento, implantar un impuesto de tipo único del 28% (“flat tax”) que fusionaría de un plumazo el Impuesto sobre la Renta y las Cotizaciones Sociales pero recaudaría lo mismo.
- Aprobar una rebaja del Impuesto de Sociedades del 39% al 14%, mantendría la recaudación tributaria. Eliminando deducciones, el tajo podría ser aún mayor.
- Instaurar un impuesto reducido del 5% para la repatriación de beneficios obtenidos en el extranjero, lo que generaría una recaudación de 36.000 millones y permitiría una entrada masiva de capitales que hoy se mantienen fuera del país debido a la alta fiscalidad vigente.

El Instituto Juan de Mariana publica esta interesante entrevista con el profesor Juan Castañeda, centrada en los aspectos monetarios de la actual crisis económica.



Diego Sánchez de la Cruz es periodista especializado en Economía y Relaciones Internacionales y miembro del Instituto Juan de Mariana. Completó su licenciatura en la Universidad Antonio de Nebrija (Madrid) y la Universidad de San Diego (EEUU), y es Máster en Relaciones Internacionales por el Instituto de Empresa (IE). También ha completado estudios de Postgrado en la Universidad Pontificia Comillas (ICADE) y la George Washington University. Las opiniones reflejadas en este blog son personales.




Archivo

noviembre 2013
L M X J V S D
« oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899