Liberalismo y Relaciones Internacionales

Diario de archivos febrero 7th, 2013

Cuando los datos de crecimiento de EEUU para 2010 marcaron un 2,4%, la Administración Obama se apresuró a trasladar la idea de que la recuperación ya estaba aquí. No obstante, dos años después parece evidente que aquellos “brotes verdes” no se han mantenido con el tiempo. Las siguientes gráficas, elaboradas por el Mercatus Center de la George Mason University a partir de las estadísticas gubernamentales, confirman la debilidad de la recuperación económica estadounidense.

1. En términos de crecimiento del PIB, tras dos años en números negativos (-3,3% en 2008 y -0,1% en 2009), el 2,4% de 2010 fue apenas una ilusión que se ha venido desinflando desde entonces. En 2011, el crecimiento se quedó en el 2%, mientras que en 2012 apenas alcanzó el 1,5%.

2. La evolución del consumo también mejoró en 2010 los datos de 2008 y 2009: tras dos años en cifras negativas (-2,5% y -0,3%), dicho ejercicio registró un alza del 2,9%. No obstante, 2011 y 2012 han marcado un 1,9%.

3. El sector inmobiliario, cuya “burbuja” desencadenó la crisis financiera y económica, no para de inflar sus números de forma inquietante. De 2008 a 2010, la caída acumulada de la inversión en vivienda fue del 43,4%. En 2011 se produjo un aumento moderado del 3,9%, pero el año pasado se registró una expansión notablemente acelerada, alcanzando niveles del 14,4%. Economistas como David Stockman ya hablan de la “burbuja inmobiliaria 2.0“.

4. La evolución de las exportaciones también muestra una desaceleración innegable. Tras retroceder un 2,8% entre 2008 y 2009, la variación interanual de 2010 arrojó un crecimiento del 8,8%. No obstante, esta cifra cayó al 4,3% en 2011 y al 1,4% en 2012. Peor aún, la segunda mitad del año pasado registró números negativos en niveles del -2%.

Una recuperación marcada por el paro

Más ejemplos de la precaria recuperación estadounidense los tenemos en las últimas cifras de empleo que ha presentado el gobierno de Obama para el primer mes de 2013:

  1. Se crearon 157.000 empleos, muy por debajo de lo previsto por el Ejecutivo. La cifra es inferior en un 22% a la media del último trimestre de 2012 (201.000) y devuelve el desempleo a niveles de casi el 8%.
  2. El número de autónomos y trabajadores por cuenta propia cayó en 189.000 personas, acumulando caídas en tres de los cuatro últimos meses.
  3. La población activa ha caído del 62% al 58% entre 2008 y 2012.

La cosa se pone aún peor si tenemos en cuenta el “maquillaje estadístico” de los datos del paro. Este asunto ha sido abordado recientemente por el American Enterprise Institute, y los resultados de la investigación son reveladores: lejos de estar en niveles del 8%, la tasa de paro real supera el 15%. El cálculo de John Williams, experto en analizar estas cuestiones, es aún más pesimista, ya que cifra el desempleo en niveles del 23%.

En su día, Barack Obama justificó sus millonarios “planes de estímulo” argumentando que, en 2013, el desempleo ya estaría en el 5%. La quinta y última gráfica compara las predicciones del Ejecutivo (línea azul) con los verdaderos datos de paro (puntos rojos):

Panorama sombrío

La situación descrita por las gráficas y párrafos anteriores dibujan un sombrío panorama económico que no debería resultarnos del todo sorprendente. Al fin y al cabo, la economía estadounidense sigue sin resolver sus problemas de fondo. Desde comienzos del siglo XXI, el país norteamericano vive adicto al crédito barato.

Tras años de continua expansión crediticia, la apuesta por el dinero barato ha generado una montaña de deuda que alimenta todo tipo de “burbujas” y distorsiones en el sector privado. Al mismo tiempo, estas disposiciones monetarias financian la expansión de un sector público insostenible que, a su vez, vive de la “burbuja” de la deuda pública.

Los estímulos fiscales y monetarios han sido mayúsculos, pero solamente han conseguido retrasar el ajuste. Como ha señalado recientemente Peter Schiff, las recetas keynesianas están agotando ya su recorrido, y el resultado es preocupante, ya que años después del comienzo de la crisis, Estados Unidos sigue sin encontrar el camino de la verdadera recuperación.



Diego Sánchez de la Cruz es periodista especializado en Economía y Relaciones Internacionales y miembro del Instituto Juan de Mariana. Completó su licenciatura en la Universidad Antonio de Nebrija (Madrid) y la Universidad de San Diego (EEUU), y es Máster en Relaciones Internacionales por el Instituto de Empresa (IE). También ha completado estudios de Postgrado en la Universidad Pontificia Comillas (ICADE) y la George Washington University. Las opiniones reflejadas en este blog son personales.




Archivo

febrero 2013
L M X J V S D
« ene   mar »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728  
© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899