Liberalismo y Relaciones Internacionales

El próximo jueves 26 de febrero impartiré la conferencia inaugural del ciclo “Desigualdad y pobreza”, organizado por el Centro Diego de Covarrubias en colaboración con el Instituto Juan de Mariana. Mi charla tendrá lugar a las 19:00 de la tarde en el Centro Riojano, ubicado en el número 25 de la madrileña calle Serrano. Se ruega confirmar asistencia en el correo electrónico info@centrocovarrubias.com.

Tal y como vemos en este especial de “Our World in Data”, el PIB per cápita en el año 1 reflejaba una situación de pobreza generalizada en todo el mundo:

PIB per capita año 1
Tras el transcurso de 1.500 años, el desarrollo socioeconómico dejaba mucho que desear. Apenas Italia registraba un nivel de vida ligeramente superior a la miseria que afectaba a buena parte de la población:

PIB per capita año 1500
A comienzos del siglo XVIII, los Países Bajos y Gran Bretaña habían desarrollado con éxito un paradigma basado en el comercio. Esto les permite dar el “salto adelante” que Italia había conseguido tiempo atrás:

PIB per capita año 1700
La prosperidad empieza a extenderse, no obstante, desde comienzos del siglo XIX. La Revolución Industrial y el advenimiento del capitalismo explica este cambio a mejor:

PIB per capita año 1820
El salto ocurrido desde entonces en el PIB mundial ha sido significativo, pero además se ha caracterizado por su rapidez. Podemos apreciarlo en esta gráfica, que cubre la evolución a lo largo de los últimos 2.000 años:

PIB real por cada region mundial Año 1 Año 2008
Esta aceleración del desarrollo se acentúa en la segunda mitad del siglo XX. Ya en 1960 vemos que el nivel de vida de los países del mundo había mejorado significativamente:

PIB per capita 1960
El resultado es que, en la actualidad, el nivel de desarrollo que apreciamos en buena parte del mundo no tiene precedentes:

PIB per capita 2006
Numerosos informes apuntan a una fuerte correlación entre el PIB per cápita y la satisfacción/felicidad personal:

PIB per capita Satisfaccion Felicidad
Desde 1980, la tasa global de pobreza ha descendido notablemente, pasando del 50% al 21%:

Caida de la pobreza en el mundo
En las dos gráficas que siguen, la tasa de pobreza queda reflejada con dos diferentes baremos, ambos expresados con líneas verticales. En 1970, el número de personas que se quedaba “a la izquierda” de dicha barrera era mucho mayor que en 2006:

1970 2006 Distribucion mundial del ingresoEn todo el mundo, las mayores tasas de crecimiento del PIB per cápita las encontramos en muchos países que aún registran altos niveles de pobreza. Esto significa que el crecimiento es más intenso allí donde más falta hace, lo que nos permite ser optimistas de cara al futuro:

Crecimiento PIB Real Anual Años 2000 Mundo
Estos avances se traducen en mejoras de la calidad de vida que van más allá del mero enriquecimiento económico de las personas. Por ejemplo, tal y como explica “Our World in Data” en este especial dedicado a la alimentación, la evolución de las kilocalorías consumidas per cápita en el mundo es claramente positiva en todas las regiones del Planeta:

kilocalorias per capita al dia en el mundo
Esta misma evolución la vemos reflejada en los dos siguientes mapas, el primero para 1961 y el segundo para 2009:

kilocalorias per capita en el mundo en 1961kilocalorias per capita en el mundo en 2009
Como consecuencia, las catástrofes alimentarias han descendido notablemente, como vemos en la caída tan significativa del número de víctimas de hambrunas:

victimas de hambrunasLos flujos comerciales a nivel global también han ayudado a mejorar la salud alimentaria. Al contrario de lo que a veces escuchamos, la mejor forma de evitar “shocks” en los precios de los alimentos es desarrollar mercados abiertos. Tomemos como referencia el precio del trigo en la ciudad de Pisa: conforme el comercio global ha ido a más, los altibajos en el coste de dicho cereal se han atenuado sustancialmente. La fórmula de la seguridad alimentaria es, por tanto, la de mayor integración comercial en el mundo, no un aumento del proteccionismo:

precio trigo pisa
Todo esto ayuda a que la esperanza de vida aumente progresivamente, como muestran los tres siguientes mapas, con 1800, 1950 y 2011 como años de referencia:

Esperanza de vida en el mundo 1800Esperanza de vida en el mundo 1950Esperanza de vida en el mundo 2011
Tomando diferentes países como referencia, comprobamos el positivo efecto del advenimiento del capitalismo en la evolución de la esperanza de vida:

Esperanza de vida en el mundo evolucion
Esa correlación la refleja la gráfica que sigue, que cruza datos de esperanza de vida y PIB per cápita:

PIB per capita Esperanza de vidaPero, retomando la cuestión de la alimentación, conviene subrayar que las mejoras de productividad han reducido notablemente el porcentaje de la población que se dedica a la agricultura. La evolución en Europa ha sido la siguiente:

Porcentaje de la población dedicada a la Agricultura en Europa

En todo el mundo apreciamos una tendencia similar:

Porcentaje de la población dedicada a la Agricultura en el mundo

Por otro lado, las hectáreas cultivadas por persona han experimentado una progresiva caída, lo que implica un uso menos intensivo de los recursos a cambio de un mundo que cada vez está mejor alimentado:

Hectareas cultivadas por persona

Estas mejores condiciones de vida son especialmente llamativas si tenemos en cuenta el enorme aumento de la población que se ha producido desde el año 1800: de 1.000 a 7.000 millones de personas.

De 1.000 a 7.000 millones de personas Poblacion mundial 1800 2010

Como explica “Our World in Data” en su especial complementario sobre este tema, Gran Bretaña es el mejor ejemplo del aumento de la esperanza de vida ocurrido desde el siglo XIX hasta hoy:

Esperanza de vida Revolucion Industrial Capitalismo Inglaterra
Algo parecido ocurre en Europa:

Esperanza de vida Revolucion Industrial Capitalismo Europa
El progreso nunca es uniforme, por lo que más que preocuparnos por las evoluciones desiguales, conviene apreciar tendencias generales:

Desigualdad en los aumentos de la esperanza de vidaPoco a poco, el fenómeno también se extiende por todo el mundo:

Esperanza de vida Revolucion Industrial Capitalismo Mundo
La caída de la mortalidad infantil consolida los avances. Conforme los países se van industrializando, su evolución es más positiva:

Mortalidad infantil

Mortalidad infantil Capitalismo
También la ratio de mortalidad materna acumula más de un siglo de continuas reducciones, tanto en países desarrollados como en lugares de menor riqueza:

Ratio de mortalidad materna
Poco a poco, la incidencia de la malaria va a menos. La evolución es especialmente positiva si tenemos en cuenta que hablamos de datos absolutos frente a una población que ha crecido notablemente a lo largo de la última década:

Muertes malariaEn el caso del Sida, baja el número de muertes y de infecciones y aumenta el número de personas que, gracias a los nuevos tratamientos, sobreviven al VIH:
Muertes Infecciones Supervivientes SIDA
“Our World in Data” también nos ayuda a visualizar el poder civilizador de las fuerzas del mercado. En los últimos dos siglos, el desarrollo del capitalismo ha catalizado mayores libertades políticas y civiles, reduciendo la violencia y los conflictos. En la gráfica que sigue podemos ver que las sociedades modernas registran datos de violencia mucho menores:

Muertes violentas en la prehistoria y las historia moderna
Tras un siglo XX marcado por dos guerras mundiales, la evolución en el número de muertes violentas es positiva:

Muertes violentas en el mundo evolucion
El número de muertos por guerras entre países refleja el cambio a mejor:

Numero de muertes en guerras entre paises

El auge de las civilizaciones liberales en Occidente venía favorecido por una tendencia a largo plazo que, desde el siglo XIV, mostraba una progresiva caída de la violencia:

Ratios de homicidio en Occidente
Hay más aspectos que conviene subrayar. Por ejemplo, aumenta la alfabetización en el mundo, un fenómeno que primero se dio en las economías liberales europeas:

Alfabetización en Europa
El mayor acceso a la educación guarda una relación muy fuerte con los procesos de mayor libertad política:

Educacion Democratizacion

 

La caída de numerosos regímenes comunistas entres los años 80 y 90 también contribuyó a aumentar los casos de libertad política que encontramos en el mundo. Las democracias plurales acumulan treinta años de avances:

Mapa democracia dictadura 1980-2012
Poco a poco, más personas viven bajo regímenes políticos que muestran un mayor respeto hacia las libertades económicas y civiles:

Bajo que regimenes politicos viven los habitantes del mundo

A continuación pueden visualizar el vídeo de mi conferencia sobre competencia tributaria internacional, impartida en junio de 2014 en el marco del Congreso Anual del Instituto Juan de Mariana.

Pueden leer mis artículos sobre este tema aquí. Próximamente publicaré un libro con Adrià Pérez Martí en el que se detallan estos aspectos fiscales como lecciones para una reforma fiscal.

Tony Atkinson y Salvatore Morelli han publicado el “Atlas de la desigualdad económica”. A partir del mismo, he editado la gráfica dedicada a España para presentarla de forma más simple y comprensible. Aquí tienen el resultado:

Evolucion Desigualdad EspañaAnalizaremos la gráfica desde arriba hacia abajo:

- En primer lugar, vemos que las ganancias del decil de mayor renta suponen cada vez un porcentaje más bajo de los ingresos medianos.
- Fijándonos ahora en el coeficiente Gini del ingreso disponible de los hogares, vemos que los niveles de desigualdad han crecido desde el inicio de la crisis, tras la fuerte reducción vivida en la “era Aznar” (1996-2004) y la evolución “plana” de la primera legislatura de Rodríguez Zapatero (2004-2008).
- Tomando ahora el dato del número de hogares que gana menos del 60% del ingreso medio, la desigualdad se ha mantenido constante entre la segunda mitad de los años 90 y los años previos a la crisis. El aumento se habría producido desde el pinchazo de la “burbuja”.
- La penúltima línea que presentan Atkinson y Morelli analiza la cuota del ingreso total que tiene el 1% más rico. En este caso, la evolución ha sido prácticamente constante desde 1980 hasta la actualidad. Algo parecido ocurre en la quinta y última línea, dedicada ahora al 0,1% más rico. En ambos casos, la tendencia de los últimos años es de ligera caída.

Nada es Gratis también toca el tema y comparte una gráfica sobre la evolución del coeficiente Gini. Así ha sido el desempeño en Europa:

Coeficiente Gini España Europa

- En Reino Unido la tendencia era creciente hasta el estallido de la crisis.
- España vivió una reducción de la desigualdad en la “era Aznar”. El repunte se ha producido principalmente desde el pinchazo de la “burbuja”.
- Para Francia, la evolución era descendente hasta el estallido de la Gran Recesión.
- Alemania sí experimenta una menor desigualdad de ingreoss desde mediados de la década pasada hasta hoy.

Si nos fijamos en las rentas altas, el cuadro es el siguiente:

Participacion del 1 por ciento mas rico en la renta bruta total Francia Reino Unido Alemania España- En España, el 1% más acaudalado ha perdido peso relativo en la riqueza nacional desde el alo 2006.
- Francia y Gran Bretaña han experimentado una caída más brusca del ingreso relativo del 1% más rico. El caso de las islas británicas es más pronunciado, aunque la curva es similar en toda la última década.
- Para Alemania, la evolución ha sido irregular, aunque desde 2004 se registra un comportamiento alcista.

UN MAR DE DUDAS

A la luz de todo lo anterior, resulta sorprendente que muchos analistas hablen de esta cuestión de un modo simplista. En realidad, como acabamos de ver, el desempeño de España y de Europa en los diferentes indicadores comentados ha sido irregular y cambiante. No hay grandes lecciones de aplicación general, sino situaciones dispares que, lejos de generar un consenso, deberían invitarnos a nadar en un mar de dudas, en busca de explicaciones profundas, complejas y rigurosas.

A lo anterior se une la nula reflexión sobre la validez de estos indicadores. Nadie parece cuestionarse si un menor Coeficiente Gini es necesariamente un buen resultado. Países de reducido Coeficiente Gini son Dinamarca, Suecia y Noruega, pero también Bielorrusia, Afganistán o Paquistán. En la lista también vemos bien colocados a República Checa, Eslovaquia, Finlandia, Alemania… aunque igualmente nos encontramos con Egipto, Tajikistán o Iraq. En realidad, que exista un mayor igualitarismo salarial no es necesariamente positivo. El Coeficiente Gini cubano es sin duda más bajo que el de Chile… ¿significa eso que se vive mejor en la isla?

En relación con España, podemos invitar a varias reflexiones:

- Si nuestros ricos amasan un porcentaje del ingreso total mucho menor a otros países europeos, ¿por qué tantos debates sobre la desigualdad se centran en el 1%?
- Si nos preocupa que la riqueza derivada de las rentas del capital se ha estancado entre las clases medias, ¿por qué las castigamos con mayores impuestos a sus inversiones?
- Si el relato habitual sobre los años de la “burbuja” insiste en que aquel modelo era inadecuado e insostenible, ¿por qué algunos añoran los datos de “desigualdad” que se daban entonces?
- Si se suele asumir que esta cuestión es fundamental para el progreso social, ¿por qué nadie reivindica el desempeño positivo de estos indicadores durante la “era Aznar”?
- Si los políticos se preocupan tanto por las diferencias en el nivel de ingresos, ¿por qué mantienen una estructura de empleados públicos que cobra un 46% más que el sector privado?
- Si el objetivo compartido por muchas personas es el de conseguir una sociedad con amplias oportunidades de progreso, ¿por qué se analiza la riqueza como si fuese estática y no dinámica?
- Si el fascismo es una ideología indeseable, ¿por qué se le presta tanta atención al concepto de la “desigualdad de ingresos”, desarrollado principalmente por el teórico económico del fascismo, Corrado Gini?

A mediados de 2013 publiqué en La Gaceta el siguiente artículo sobre Grecia. Lo traigo a colación ante los datos de déficit público publicados en 2013, marcados por un desajuste dos veces superior al proyectado.

Desde los años 30 hasta 1980, los ingresos per cápita crecían a una media del 5%, en contraste con el 2% registrado en Estados Unidos o Gran Bretaña. Ni el quiebre de la democracia ni la guerra impidieron este histórico progreso social y económico. Así, en 1980 se registraba una deuda pública inferior al 30% del PIB, un presupuesto casi equilibrado y un desempleo inferior al 5%. Salvo la inflación, todo iba viento en popa.
El país del que hablo es Grecia. ¿Qué ha pasado para que aquella economía que tan buen desempeño tuvo durante décadas se haya empobrecido de forma sistemática y continuada desde hace más de treinta años? ¿Cómo es posible que aquel tigre heleno se haya convertido en el enfermo de Europa?

Si le preguntamos a Arístides Hatzis, Profesor de la Universidad de Atenas, nos dirá que “el populismo del bienestar es el responsable de la nueva tragedia griega. El Estado se convirtió en una máquina de gastar. Hemos pasado del milagro a la pesadilla: treinta años con más y más subsidios que se maquillaron, en parte, con estadísticas falsas”.

Comparando 1980 y 2012, encontramos que el gasto público pasó del 27% a más del 50% del PIB. Si nos fijamos en la deuda pública, el salto también es de vértigo: de poco más del 20% del PIB a casi el 160%. La cosa tampoco es mucho mejor si nos fijamos en la presión fiscal, ya que la factura soportada por los contribuyentes ha crecido del 25% al 44% del PIB en el periodo estudiado.

Arístides Hatzis añade a todo lo anterior otros muchos problemas que impiden el desarrollo económico griego: “la sobrerregulación es un problema serio. La ineficiencia burocrática nos cuesta un 7% del PIB. Cada año, las trabas del Estado destruyen 9.000 millones de euros en procesos inútiles. La corrupción se ha generalizado: solamente en pequeños sobornos (el llamado “fakelaki”) hablamos de 800 millones de euros. Nuestro país es, probablemente, el más corrupto de la Eurozona”.

Durante la década pasada, Grecia radicalizó sus políticas más insensatas apoyándose en la liquidez ofrecida por la entrada en el euro. Ahora, la moneda única ha acabado desnudando las enormes carencias que arrastra la economía helena desde hace años. Toca reformar, pero hay gran resistencia a afrontar los excesos pasados.

Un ejemplo de la magnitud del desastre lo tenemos en el sistema de pensiones: aunque se hayan recortado los beneficios, las proyecciones de gasto para 2040 y 2060 (21,4% y 24,1% del PIB) duplican la media de la Unión Europea (12,3% y 12,5%). Otro ejemplo lo tenemos en la plantilla de las Administraciones Públicas: cerca del 30% de la población activa está empleada directamente por el Estado.

Ante semejante panorama, no es de extrañar que la economía sumergida suponga el 25% del PIB. Al fin y al cabo, es difícil mantener que Grecia es una economía de mercado: ocupa el puesto 117 en el ranking de Libertad Económica de la Fundación Heritage y del Wall Street Journal, mientras que el Foro Económico Mundial deja al país heleno en el número 96.

El economista Yannis Sournaras advierte que acabando con las restricciones a la competencia y liberalizando los servicios profesionales, el PIB griego podría creer más de un 13%. Su sugerencia no debería ser ignorada en un país en el que más del 30% del PIB está ligado a transacciones de renta forzosas que tienen como único objetivo frenar el desarrollo del mercado.

¿Quieren ejemplos? Aquí van dos: si quieren abrir un negocio, los griegos tienen que entregar el 1% del capital de entrada al fondo de pensiones de los abogados del país; por otro lado, si quieren hacer publicidad de su negocio, entonces tocará destinar el 20% del presupuesto programado al fondo de pensiones de los periodistas helenos. Todas estas mamandurrias permiten que millones de helenos vivan del esfuerzo de los demás. Es lo que los griegos conocen como “rousfeti”.

Curiosamente, hay quienes siguen intentando decir que el problema griego es achacable al “neoliberalismo salvaje”. Semejante locura debería quedar sobradamente refutada en líneas anteriores, pero por si hiciese falta algún dato más, aquí va uno: Grecia aprueba 2.800 leyes cada año, lo que supone 100.000 nuevas regulaciones en las tres últimas décadas.

Qué: Presentación de “Sin Medias Tintas”, el nuevo libro de Diego Sánchez de la Cruz en Unión Editorial

Quién: Intervendrá el autor del libro acompañado de Carlos Rodríguez Braun (Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense), Manuel Llamas (Director de Libre Mercado) y Arantza de Areilza (Decana de IE School of International Relations)

Cuándo y Dónde: Miércoles 19 de marzo, a las 19.00H, en IE Business School (María de Molina, 2. Aula F-001. Madrid).

Cómo asistir: reserva tu plaza para asistir enviando un e-mail a librosinmediastintas arroba gmail punto com

El 5 de marzo de 2014 salió a la venta el libro “Sin Medias Tintas“. Esta obra reúne veinte entrevistas sobre la Gran Recesión. Publicado por Unión Editorial, cuenta con un prólogo de Manuel Llamas y un prefacio de Daniel Lacalle.

Pueden comprar la versión en papel aquí y la versión electrónica aquí. Para conseguir la versión en Kindle, hagan click aquí. Para compras en América, ya está disponible una edición en Kindle para América.

Felizmente, el lanzamiento está funcionando muy bien. En la primera semana de venta, la web de Unión Editorial ha registrado un importante número de compras. Además, la publicación en Kindle se ha situado entre los libros más vendidos de España para las secciones de “Economía”, “Política” e “Ideología”.

Pronto se celebrará una presentación del libro en la que se explicará el proyecto en mayor detalle. Además, tendré la oportunidad de llevar “Sin Medias Tintas” al público en eventos como el Free Market Road Show 2014 (Madrid, 3 de abril), la Feria del Libro 2014 (fin de semana del 7 y el 8 de junio en la caseta de Unión Editorial) o Liberacción 2014 (organizado por el Instituto Juan de Mariana en la segunda mitad de mayo).

Las conversaciones contenidas en el libro exploran las causas de la Gran Recesión, los factores de la recuperación económica que empieza a vivir España y los temas esenciales de la Libertad, la Prosperidad y el Bienestar.

Sin Medias Tintas Diego Sánchez de la Cruz Daniel Lacalle Sin Medias Tintas Diego Sánchez de la Cruz Manuel Llamas Sin Medias Tintas Diego Sánchez de la Cruz

A continuación, la reseña de “Sin Medias Tintas” que ha publicado Libre Mercado:

“En el análisis económico, el consenso no significa nada”. Así de provocador se muestra el inversor Daniel Lacalle en Sin Medias Tintas, el nuevo libro del periodista Diego Sánchez de la Cruz. El colaborador habitual de Libre Mercado acaba de publicar en Unión Editorial una interesante colección de entrevistas que reúne a veinte invitados de lujo para hablar de la Gran Recesión.

Uno de los protagonistas de las reflexiones incluidas en Sin Medias Tintas es Benito Arruñada. El Catedrático de Organización de Empresas de la Universidad Pompeu Fabra apunta en su conversación con Sánchez de la Cruz que “suponer altruismo en los agentes políticos es un buen contraste de deshonestidad intelectual, sobre todo cuando el analista supone que quienes actúan en el mercado son egoístas, pero defiende que las decisiones políticas persiguen el bien común. Esa especie de esquizofrenia epistemológica no es inconsecuente: lleva siempre a favorecer soluciones políticas de mayor intervención del mercado”.

Otro invitado de primer nivel es Luis Garicano. El profesor de la London School of Economics apunta en su entrevista que España necesita “reducir la intervención que distorsiona la competencia y favorecer el desarrollo de mercados en los que el beneficio no se obtenga a base de capturar rentas”. En su opinión, “sin liberalización económica y más competencia en nuestros mercados, financiar el “Estado del Bienestar será cada vez más difícil”.

Más tajante aún se muestra la economista y profesora universitaria María Blanco, que denuncia en su charla con el autor la “sumisión con la que la sociedad española mira al poder. Históricamente, teníamos un señor medieval o un monarca absoluto, hoy tenemos al Estado”.

Schiff, De Jasay, Schwartz y Braun

También el influyente Anthony de Jasay ha sido entrevistado para Sin Medias Tintas. Quizá el pensador liberal más importante de las últimas décadas, de Jasay denuncia que “el igualitarismo es la nueva Religión del Estado” y apunta, además, que “avanzar hacia la equiparación salarial implica recuperar mecanismos dignos de la Unión Soviética”.

El libro incluye también una entrevista con el inversor Peter Schiff, conocido por anticipar la Gran Recesión. El Consejero Delegado de Euro Pacific Capital habla con Sánchez de la Cruz sobre cuestiones monetarias y financieras, aportando también su visión de nuestra particular crisis. Schiff lo tiene claro: afirma que “el problema del paro lo han creado los políticos españoles” y denuncia que los contribuyentes de nuestro país “cargan a sus espaldas con unos impuestos insoportables”.

Otro “peso pesado” del liberalismo que incluye esta obra es el economista Pedro Schwartz. En su opinión, “como Mariano Rajoy no entiende mucho de economía, se deja llevar por Cristóbal Montoro… Y el resultado es una sucesión de subidas de impuestos que resta dinero a la gente y ni siquiera cumple su objetivo de aumentar la recaudación”.

Uno de los momentos más destacados del libro es la entrevista con Carlos Rodríguez Braun. En esta charla, cargada de buen humor, pero también de pensamiento crítico, Braun afirma que “subir los impuestos y pretender que no aumente la evasión fiscal es como pedirle al Conde Drácula que garantice la seguridad de Transilvania”.

El nuevo lanzamiento de Unión Editorial recoge además una entrevista con uno de los intelectuales liberales más importantes del momento: Johan Norberg. El investigador escandinavo habla de su país para denunciar que “en Suecia sabemos desde hace décadas que el socialismo no funciona, por eso hemos introducido medidas de liberalización económica. Me desagrada que se siga hablando de Suecia como si estuviésemos en los años 70: algunos deberían actualizar su discurso o estudiar un poco de historia”.

Norberg y un reparto de lujo

El libro también incluye entrevistas con grandes economistas nacionales (Ignacio de la Torre, Juanma López Zafra, Juan Ramón Rallo y Juan Castañeda) e internacionales (Jerry Jordan, Juergen Donges, Arthur B. Laffer y Dan J. Mitchell). También el periodista británico Philipp Coggan, la activista cubana Yoani Sánchez y el ministro de Finanzas de Estonia, Jürgen Ligi, desfilan por las páginas de Sin Medias Tintas, coronando así una interesante colección de entrevistas.

En palabras de Daniel Lacalle, los entrevistados del libro “son referentes esenciales para comprender la crisis y el entorno económico. En el libro vamos a encontrar análisis concienzudo y pensamiento crítico, pero intelectualmente impecable. Sin paños calientes y sin demagogia. Con peso intelectual y honestidad. ¿Políticamente incorrecto? Tal vez, pero enormemente estimulante”.

Sin Medias Tintas está disponible en papel, en Kindle y en versión electrónica.

 

El Mundo toca un tema que empezó a traer cola en 2007, cuando el Presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero declaró que